Ha finalizado la Cuaresma, el tiempo de conversion interior y de reflexion.  Ha llegado el momento de conmemorar la pasion, muerte y resurreccion de Jesus.  Durante la Semana SAnta, las narraciones de la pasion y de la redencion renuevan los acontecimientos de aquellos dias, hechos dolorosos que podran mover nuestras fibras mas intimas del corazon, recordando aquellos eventos.

Hay muchos todavia, que ni siquiera se han dado cuenta de la importancia  del sacrificio de Jesus y de su promesa de Redencion.  Para nosotros los cristianos, conmemoramos esos hechos esa semana, porque Jesus, por su infinita misericordia y amor al hombre, decide libremente tomar, los pecados del mundo de los hombres y abrir un camino para liberarnos de estar mas tiempo en un Planeta, que ha sido cogido por las fuerzas reptilianas involutivas, en todos  los sectores.  No hubo rincon en este Planeta que no se contaminara.

La resurreccion del Senor, nos abre las puertas a la vida eterna.  Su triunfo sobre la muerte, nos dejo la ensenanza que podiamos vivir eternamente.  En los ultimos Mensajes que habla Jesus, nos recuerda la promesa de eternidad que EL nos hizo cuando estaba en la Tierra.  Esa promesa, todavia esta vigente y sera cumplida en algun tiempo, no muy distante.

La muerte de Cristo, nos invita a seguir sus ensenanzas, a desarrollar esa conciencia, o ese estilo de vida, para ser merecedores del Reino que el nos prometiera, cuando estuvo en la Tierra.  Por eso os invito a decretar.  SENOR QUE VENGA A NOSOTROS TU REINO Y SE INSTALE EL PLAN DIVINO EN LA TIERRA. 33 VECES TODAS LAS NOCHES.  EL NOS DIJO; PEDID Y SE OS DARA. FIN